De Cantabria a Asturias

FICHA TÉCNICA
Dificultad:Nivel III / Alta
Tipo de Ruta:Travesía Circular
Duración de etapa + – :5´30h  Aproximadas.
Etapas:5-6.
Cartografía:Macizo Central y Oriental (ADRADOS EDICIONES)
Importante:Mucho cuidado en el paso Orcados Rojos
Más Información:

        Partimos esta vez desde Espinama, población situada en la carretera que conduce de Potes a Fuente Dé, dentro de la zona del macizo central de Picos en Cantabria.

         Salimos de este pueblo por una pista situada al norte, que sin pérdida encontraremos ascendiendo por las calles de esta bonita localidad.Al poco tiempo de caminar por esta pista,comenzamos a adentrarnos en un bello bosque por el que ascendemos por cierta pendiente, pocos kilómetros nos separan de los Invernales de Igüedri, pequeñas construcciones en las que albergar el ganado durante el mal tiempo, y que ahora nos maravillan por su estética y belleza singular.  Se continua sin dudar por la ancha pista para pronto tener cerca, a nuestra derecha, el riachuelo llamado Nevandi, para poco después separarnos de él siguiendo el camino.

                  Tras esto llegamos a los Puertos de Aliva, en los que encontraremos la primera encrucijada; primero el actual camino se abre en dos, habremos de tomar el que sale a hacia la izquierda, dejando a la derecha un pequeño refugio repleto de excrementos de vaca, que desanimará a cualquiera que pretenda pernoctar allí. Prácticamente a la altura de este refugio otro camino se abre, insistiremos en nuestra dirección y volveremos a tomar el camino de la izquierda que suavemente asciende en busca del hotel de Odriozola, más conocido como hotel de Aliva, el cual será nuestro más próximo objetivo. (Este fue el lugar escogido para pasar la primera noche vivaqueando bajo el porche del hotel que sólo abre en los meses de verano y ya que salimos tarde y el tiempo refrescaba ,fue una gran decisión).

                    Alcanzado ya el hotel nos vemos justo encima de varios caminos, para seguir el nuestro trazaremos casi un ángulo recto para continuar por la dirección oeste que, desde el pequeño refugio hemos mantenido y que ahora se pronuncia aún más. Nos acercaremos a otra construcción moderna, El Chalet Real, que dejamos a la derecha aproximándonos a la corriente de agua que alimenta la fuente del Resalao, que quedará a la izquierda del camino. Pasado esto, el camino hará una cerrada curva a la derecha para inmediatamente después hacer la contra curva  y dirigirse al suroeste y situarnos junto a las escarpadas paredes de la Peña Olvidada la cual bordeamos, para encontrar la pista que llega desde el Teleférico (El Cable), pero nosotros seguimos por nuestra pista dejando la del Cable a la izquierda para continuar con las paredes de la Olvida a nuestra derecha. Continuaremos por éste hasta llegar al Hoyo Sin Tierra, en donde dejaremos la pista en una curva cerrada y que se aleja dejando el Hoyo a su derecha, por el contrario nosotros tomamos el camino conocido como la Vueltona que, partiendo de dicha curva, se mantiene con las paredes de piedra a la derecha y el Hoyo a la izquierda.

                    Terminado el magnífico tramo de la Vueltona veremos a nuestra izquierda el curioso refugio plateado de Cabaña Verónica, el cual nos servirá de parada más que obligada por la belleza del lugar y por la hospitalidad del refugiero, que pondrá a nuestra disposición una increíble gama de servicios (os recomiendo su caldo casero).

                     Para continuar, retomaremos nuestro camino desde Cabaña Verónica, siguiendo su dirección, para asomarnos a Jou de Los Boches, el cual habremos de descender para continuar. Este descenso es la parte más comprometida de la ruta, para ello lo haremos por el paso de Horcados Rojos, éste está equipado y es muy muy recomendable asegurarnos con sistemas de frenado, no sin justificación este es uno de los puntos en que más accidentes se producen el verano (PORFA NO SEAS IMPRUDENTE).

                     Una vez superada la gran pendiente de este paso, seguiremos descendiendo por el Jou, para salir por la Garganta de los Boches, que sirve de acceso a la Jou Sin Tierre, manteniéndonos a la derecha de este Jou atravesamos la parte final de la Canal de Lebaniego, acercándonos a la Garganta del Jou Sin Tierre, que nos dará entrada a la Vega de Urriellu, con la magnifica vista de mítico Urriellu (Naranjo de Bulnes), continuaremos en dirección al Refugio de J. D. Ubeda, casi un hotel que nos dará cobijo e incluso algún lujoso refresco. Sin dudarlo, éste es el mejor lugar para hacer noche.

                      Saldremos de la Vega por el camino que conduce al Collado de Pandébano, camino que discurre  a la derecha del Jou de Lluengo, primero marcado por unas zetas para después, tras una larga caminata, llegar a las traviesas entrando en la Canal del vallejo, la que atravesamos llegando al collado del mismo nombre, del cual descenderemos, hasta el refugio de Terenosa y sin pérdida bajar entre prados llenos de ganado al collado de Pandébano.

                      Aquí podremos tomar agua en al fuente del Monte, donde llegaremos a la pista de tierra que ahora deberemos seguir hacia la izquierda según el camino que llevamos, dando la gran curva que se nos presenta para seguir descendiendo.

                      Continuaremos, bajando por esta pista sin dejarla por ninguno de los ramales que se presentan a izquierda y derecha, haciendo las curvas que se nos presenten, hasta llegar a los invernales de Texu. Aquí podremos optar por girar a la izquierda y dirigirnos a la carretera que lleva al pueblo de Sotres, donde podríamos comer o tomar algo en uno de sus locales, o continuar por la derecha, sin dejar la pista para continuar camino.

                        Seguiremos la pista dejando a nuestra derecha las rocas de la Peña de Fresnidiello, magnífico lugar de escalada clásica, para llegar a la Vega del Toro o de Sotres, en la veremos la abierta Canal del Fresnedal unirse al Valle de las Moñetas.

                         Tras separarnos del río Duje que viajó a nuestra derecha durante buen rato, encontraremos una bifurcación del camino. Podríamos tomar cualquiera de las dos posibilidades, pero lo más cómodo será seguir por la izquierda en dirección de los puertos de Aliva, para llegar, por detrás del pequeño refugio lleno de excrementos que dejamos atrás hace unos días, a la encrucijada de caminos que reconoceremos y en la cual sólo nos quedará deshacer el camino del primer día para llegar al punto inicial de esta ruta.

A %d blogueros les gusta esto: