Nara

Nara

Nara: La ciudad en la que los ciervos son mensajeros de los diosas

En Nara además de ciervos y un buda gigantesco encontramos uno de los mejores hostel de Japón, además de una sensación de tranquilidad y relax que nos hizo partir apenados de allí.

A pesar de ser una ciudad muy turística, parece que este turismo es más interior que extranjero y se nos hizo una visita muy recomendable para todos.

Nos alojamos en el Guesthouse Ugaya (http://www.ugaya.net/), un hostel para mochileros muy completo y agradable, aquí puedes ver el mapa que nos dieron para su localización «Mapa Ugaya»

Parque de Nara

Parque de Nara

Es en este gran parque donde encontramos la mayoría de los templos de la ciudad.
Además de templos, campan a sus anchas la mayoría de los pequeños y dóciles ciervos que aquí se consideran mensajeros de los dioses. El entorno bien merece un largo paseo para disfrutar de los ciervos. Por el parque hay un montón de vendedores de galletas para ciervos a unos 150 yenes; a decir verdad estas galletas no duran nada, nuestra opción una vez descubierto esto fue comprar pan de molde, a más o menos el mismo precio pero con algo más de cantidad.

Templo japones pagoda

Templo Kofuku-ji

Este el primer templo que nos encontramos al entrar en el parque de Nara. Para llegar tuvimos que ascender una escalinata. Una vez arriba encontramos varios edificios entre los que destaca una pagoda de cinco alturas.
Junto a este templo esta el Museo Nacional de Nara y con la entrada del templo podemos comprar un combinado para hacer la visita al museo.
En este museo encontramos un montón de esculturas de los periodos más antiguos del Japón. Y sin tener una gran formación en arte puedo asegurar que para mí fueron de las más bellas que vimos en nuestro viaje por todo el país.

Gran Buda

Todai-ji el templo del gran Buda

Este templo nos da a conocer un montón de puertas y pequeños pabellones, todo de gran belleza. Pero es sin duda en su gran pabellón central donde nos vemos abrumados por la belleza y la grandiosidad de su enorme Buda, quizás la figura de bronce más grande del mundo dedicada a Buda. Junto al enorme Buda encontraremos también otras figuras de guardianes celestiales, de igual interés. Todo dentro del mayor edificio de madera del mundo.
Esta visita ineludible quizás se vea deslucida por el gran número de visitantes.

Kasuga templo

Santuario Kasuga, el Sintoísmo

Este templo Sintoísta dedicado a una de las familias que más hicieron por la ciudad de Nara, es uno de los más bonitos del país.
El complejo perfectamente integrado en la parte más boscosa del parque de la ciudad, nos ofrece misticismo a cada paso. Los miles de faroles que adornan sus escalinatas y los trajes y ornamentos de los que allí trabajan, nos hacen pensar que estamos en uno de los planetas de cualquier película de ciencia ficción.
Durante nuestra visita tuvimos la suerte de asistir a una boda tradicional, lo cual acrecentó el interés por este lugar sagrado.

A %d blogueros les gusta esto: