Monte Gorbea

Monte Gorbea

El techo de Álava y Vizcaya, es el monte Gorbea o Gorbeia en euskera, subir esta montaña es casi obligado para los vascos de estas provincias, y sin dudarlo es visita obligada para cualquier otro montañero.

Como subir al Gorbea

El monte Gorbea no entraña grandes dificultades técnicas, aún asi siempre hay que llevar prudencia, el resto es cuestión de cierto esfuerzo

Ficha ténica:

  • Dificultad: F. Facil
  • Altitud máxima: 1.481 m.
  • Distancia: 13 km
  • Desnivel: 825 m. positivos / 840 negativos
  • Vía utilizada: Desde Pagomakurre
  • Etapas: Una
  • Recorrido: Lineal
  • Tiempos: 3 h ida
  • Material: Pack Básico
  • Época Recomendada: Todas
  • Niños: Si
  • Perro: Si
  • Destacable: Ruta sencilla
  • PDF: Descargar
Ruta al Gorbea

Descripción:

           El monte Gorbea es sin duda uno de los más emblemáticos del País Vasco. A pesar de su escasa altitud es el monte más alto de las provincias de Álava y Vizcaya, lo cual añade atractivo a su ascensión.

Aproximación:

           Desde el vizcaíno pueblo de Villaro (Areatza en euskera), parte una pista, la cual localizamos tras el frontón de este pueblo, que nos conducirá monte arriba para llegar a la zona conocida como Pagomakurre. Encontraremos un aparcamiento y lo que parece un refugio guardado, a pesar de que cuando nosotros llegamos estaba cerrado. Este es el lugar desde donde comenzaremos a caminar.

Ascensión:

Del parking de Pagomakurre al Refugio de Sopeña:

Aparcamiento de Pagomakurre

          Partimos en clara dirección sur abandonando el aparcamiento donde dejamos el coche. Tomamos la pista que deja a nuestra izquierda unas pequeñas construcciones; durante los minutos iniciales estas construcciones nos acompañan en el caminar y poco a poco se abre a nuestra izquierda un precioso valle que nos hará disfrutar del camino que asciende aún muy poco a poco. Llegamos sin esfuerzo a la zona conocida como Campa de Arraba. Es poco antes de este punto donde ya podremos ver a lo lejos la redondeada cumbre del Gorbeia. En unos pasos más llegamos a una bifurcación, nosotros tomaremos el camino de la izquierda entre unos árboles que flanquean el camino plantados a tal efecto. Unos metros más alante veremos que dejamos a nuestra derecha el refugio de Sopeña, por el que no es necesario pasar en el camino hacia el Gorbeia.

Refugio de sopeña

Del Refugio de Sopeña al Collado de Aldamiñospe:

              El camino, ahora senda, está bien marcado y nos adentra en el paso más complicado de todo el recorrido, conocido como «Paso de Aldape», lugar con algo de caída a nuestra izquierda y de terreno algo descompuesto, lo que hace que sea un lugar en el que tener cuidado durante el invierno con hielo, o en momentos de lluvia. Un resbalón podría dar un buen susto en este lugar.
Superado este paso de complicación relativa, nos adentramos en un terreno mucho más sencillo y de gran belleza, la campa de Egiriñao, lugar en el que encontramos un precioso hayedo, y junto a este, otro refugio que lleva el nombre de esta campa (refugio de Egiriñao). Ahora nuevamente dejamos el refugio a la derecha y continuamos ascendiendo en paralelo a un arroyo, eso sí, con más desnivel y esfuerzo. Este es el último tramo antes de llegar al collado de Aldamiñospe.

Cruce de caminos

Del Collado de Aldamiñospe a la cumbre del Gorbeia:

              Ya tan solo nos queda acometer la última pala de terreno hasta la cumbre, a pesar de ser redondeada y parecer sencilla se hace algo larga y monótona, por lo cual no hay nada como la paciencia y la tenacidad para este tramo final.
En la cumbre encontramos una gran cruz metálica, así como un buzo de cumbre muy habitual en las montañas vascas.

Cruz del Monte Gorbeia
A %d blogueros les gusta esto: