G. R. 10 las Hurdes

G. R. las hurdes

       Con tan sólo un fin de semana decidimos conocer las Hurdes, caminando por el tramo que el G.R.10 atraviesa por esa comarca.

       Esta comarca, en tiempos la más remota y pobre de España, conserva aún hoy un marcado carácter serrano tanto en sus paisajes como en sus gentes.

       Según nos adentramos en las zonas más remotas encontramos pueblos más pequeños y auténticos junto a otros que, desde hace poco tiempo, han recobrado la vida siendo repoblados por nuevas gentes que intentan conservar y rentabilizar las antiguas estructuras de los pueblos y sus alrededores.

La Ruta:

       Dividimos la ruta en tres, dos etapas del G. R. 10 y una ruta de corto recorrido junto a una visita al turístico pueblo de Béjar.

1ª Etapa: Casar de Palomero – Refugio de los Ángeles:

       Partimos de Casar de Palomero, justo desde su plaza mayor, ascendiendo por una de sus calles en dirección al río en busca de la antigua carretera a Camino Morisco. Hay que estar atento para encontrar la marca del GR que brilla por su ausencia en esta localidad. La ruta desciende por entre unas fincas donde podremos encontrar un cartel algo escondido que indica «Atajo al Puente», confirmándonos que estamos en el camino correcto.

       Una vez en este sendero, ya entre fincas delimitadas por muros de piedras, avanzaremos sin problemas hasta llegar al río; una vez allí continuaremos atravesando por encima del puente y ya por asfalto sin grandes problemas para seguir las marcas.

       Un punto de duda se nos plantea a la salida de la antigua y abandonada Alquería (Aldea) de Arrocerezo; tras pasar las ruinas de la última casa de esta aldea el camino desciende por un campo de olivos dispuestos en terrazas. Al llegar a un arroyo que puede estar muy crecido en tiempo de lluvias, se cruza un puente y el sendero se pierde por unos minutos en un corto ascenso por entre una tupida vegetación que incomoda al caminar. Al llegar a una pista de tierra las marcas desaparecen y la duda se hace evidente, pues alguien mal intencionado se ha ocupado de deshacerse de las señales en este punto. El camino correcto es girar a izquierda en el sentido que nos trajo hasta aquí, hasta llegar a una cancela ilegalmente cerrada que impide el paso a la zona donde ya estamos y que deberemos sortear de la forma más elegante que podamos; en nuestro caso la saltamos para poder continuar camino.

       Una vez en esta pista las marcas son escasas y hay que mantener el rumbo con buenas dosis de confianza y orientación, siempre en descenso, hasta llegar a la antigua carretera donde a lo lejos veremos de cerca la población de Caminomorisco.

       Ya en Caminomorisco saldremos de la senda en dirección SO hacia la población de Pinofranqueado; ahora la ruta no es difícil de seguir, ya que tan sólo hay que caminar por el arcén de la carretera, eso sí, con mucho cuidado por el tráfico que por ella discurre. Desde aquí sólo es cuestión de tiempo llegar hasta el Refugio de los Ángeles, magnífico lugar donde pasar la noche a cubierto; se trata de un antiguo refugio del Icona, le faltan las ventanas pero el sitio es inmejorable para pasar la noche.

2º Etapa: Refugio de los Ángeles – Robledillo de Gata

       Salimos del refugio sin dudas y el camino se hace sencillo hasta llegar a una carretera en la que nuevamente tendremos que ser precavidos por el tráfico.

       A la derecha de esta carretera, según caminamos, hay que estar atentos para encontrar una senda que baja hacia el río; está marcada con la típica señal del GR pero no de forma suficientemente evidente, por lo que hay que estar atentos. Una vez descendido hasta el río el camino nos obliga a vadear parte de éste y, una vez cruzado a la otra orilla, continuaremos manteniendo el río a nuestra derecha y el pequeño muro de una finca a nuestra izquierda. La senda prácticamente desaparece entre la vegetación, lo que nos hará dudar, pues si hay marcas no se ven y una vez superado este tramo nos encontraremos con el río a nuestra derecha por debajo de nuestra posición, y a nuestra izquierda y sobre nosotros la carretera. Sin marcas, pero sin posibilidad de errar en el rumbo, continuaremos hasta llegar a las primeras casas de Ovejuela, pequeño pueblo que tendremos que atravesar, dejando un precioso molino de agua junto al río al atravesar el puente que da acceso a la parte más antigua de la localidad.

       El camino se hace fácil durante un tiempo, ya bien marcado no hace dudar al caminante. Una vez atravesado el río que encontramos al salir del pueblo, el camino asciende por fuerte pendiente hasta llegar a una pista que habremos de seguir; si bien aquí vuelven a escasear las señales, la ruta siempre ascendente y por pista no es difícil de seguir.

       Un buen sitio para hacer un alto es al llegar a una senda que baja hacia el río y que encontraremos a la altura de un muro derruido pero alto que hay a la izquierda del camino. Esta senda que desciende fuertemente nos llevará a encontrarnos con un salto de agua de casi 40 metros de altura y que bien merece el esfuerzo de bajar para volver a subir y seguir camino (nosotros escondimos lo macutazos para no tener que cargar con ellos en este tramo).

       Una vez más en el camino proseguiremos con la marcha en el sentido que nos trajo hasta aquí para adentrarnos en un «bosque» de castaños que con la cáscara de sus frutos confunden la senda que seguimos, siempre en busca del collado que nos da paso hacia la zona que sirve de límite entre la sierra de Gata y las Hurdes. Al alcanzar el collado veremos unas cuantas señales en un poste y de nuevo la marca del GR, que sin problemas podremos seguir hasta el final de la etapa, el bien conservado pueblo de Robledillo de Gata.

3º Actividad: Meandro Melero y pueblo de Béjar

       Tras pasar la noche en el pueblo de Riomalo de Abajo, decidimos visitar el cercano Meandro Melero que forma el río Alagón. La ruta parte junto al puente que cruza el río a la entrada o salida del pueblo, según se vea. El camino es evidente y pasa junto a un camping lo que lo hace fácil de localizar. Tan sólo hay unos cuatro kilómetros hasta el lugar donde se ve el Meandro, son de pista y se pueden hacer en coche; es agradable dar un paseo por entre este paisaje para llegar a disfrutar de un lugar con mucha magia.

       Tras esta pequeña excursión decidimos hacer un poco de turismo y visitamos la cercana población de Béjar.

       La calles medievales de este pueblo, así como su enorme oferta turística, lo hacen muy apetecible y un buen lugar para terminar el fin de semana con una buena comilona y unas fotos maravillosas.

Recomendaciones:

       Para el G.R. es interesante llevar el libro que se editó para hacer su recorrido, y os recomendaría que os descargaseis el pdf de la ruta que os facilito, pues el libro es antiguo y con la descripción que damos nosotros creo que se llenan algunos vacíos que encontramos en el uso del libro:

       Ruta en pdf 

       Si decidís hacer la ruta como nosotros y solo tenéis un coche en Casar de Palomero hay una taxista que fue majete y no muy caro. Os dejo su nombre y teléfono: Jesús Jiménez Rubio, 659926737.

A %d blogueros les gusta esto: