Del Tranco al Yelmo por Canto Cochino

FICHA TÉCNICA
Dificultad:Nivel II/ Media
Distancia:6 – 7 Km aprox.
Desnivel:850 m. aprox.
Duración:4´30h  Aproximadas.
Cartografía:La Pedriza  1:25.000 (Editorial Alpina)
Última realización:20 / 04 / 08

Descripción:

     Esta vez nos adentramos en la Pedriza desde el Tranco, situado en las afueras del pueblo de Manzanares el Real. En este lugar, fácilmente localizable en el mismo pueblo, hay un pequeño aparcamiento en el que dejar el coche siempre y cuando seamos de los primeros en llegar.

La Ruta:

1ª Del Tranco a Canto Cochino:

          Una vez pertrechados del material adecuado a la climatología del día, partimos del camino que sale del aparcamiento, siguiendo el cauce del río Manzanares, que localizaremos fácilmente por las marcas rojas y blancas del G.R. 10 al que pertenece.
Nada más comenzar nos sorprende la belleza de esta senda que discurre junto al río, con sus saltos y remansos, pozas y sonido, que nos acompañan mientras caminamos por el típico terreno rocoso que da nombre a esta zona de la sierra.
En pocos minutos alcanzaremos un pequeño edificio a modo de chiringuito veraniego y poco más adelante llegamos a una presa. Sin abandonar la pista ni las marcas del G.R. terminamos saliendo a una pista más ancha y clara en su recorrido; siguiendo las marcas giramos a nuestra derecha, dirección norte. Ahora con el río a nuestra derecha, caminamos para ver muy de cerca Canto Cochino. Atravesamos la valla de madera que nos separa del aparcamiento de esta zona de bares y cumplimos la primera etapa de esta ruta.

2ª  De Canto Cochino a  La Gran Cañada:

         Una vez en Canto Cochino continuamos nuestra marcha dejando los bares a nuestra izquierda y dirigiéndonos al puentecillo de madera que cruza el río. Una vez cruzado el puente, abandonamos el recorrido del G.R. 10 y giramos a nuestra derecha para salir a una zona más despejada en la que el camino se difumina un poco. Atravesamos lo que parece una pequeña pradera entre riachuelos, para encontrar otro puentecillo que nos cruza para encontrar de cara un  letrero que nos indica que a nuestra izquierda en dirección norte se encuentra el refugio del Giner a tan sólo 30 minutos. Nosotros seguiremos de frente en dirección este, ascendiendo por la senda situada tras el cartel que asciende con pendiente considerable entre jaras y rocas tomando altura rápidamente. Manteniendo a nuestra derecha las prominentes rocas de La Tortuga o Cancho Losino. El camino parece dividirse en dos, pero nuestras referencias han de ser el Cancho Losino a la derecha y las Peñas del Sirio a la izquierda. Tomamos el camino que viaja ligeramente hacia nuestra izquierda, ascendiendo siempre. En pocos minutos comenzamos a ver los riscos que hacen las delicias de los escaladores en esta zona y en los que es habitual encontrarlos trepando.
Prácticamente superada la línea que el Cancho Losino formaba a nuestra derecha, podremos ver las magníficas vistas de Manzanares y su pantano, para después llegar a una zona empradizada en la que encontramos una camino que sube por nuestra derecha y continúa ascendiendo a nuestra derecha. Un nuevo cartel metálico al fondo nos anuncia que estamos en La Gran Cañada.

3ª De La Gran Cañada al Yelmo:

          Desde este punto tomamos el camino que asciende hacia las rocas, ahora mejor marcado por hitos de piedras y alguna marca blanco-amarilla; ascendemos ahora por un terreno más entretenido por las rocas que superamos y en unos veinte minutos de ascenso vemos cercana a nuestra derecha la gran roca que buscamos, el Yelmo. Poco a poco el camino nos acerca a su base por la cara sur, con placas de granito que hacen de él otro ideal para los escaladores.
El camino mantiene a la izquierda esta inmensa mole de piedra y por un terreno sin desnivel avanzamos sin esfuerzo para pasar junto a los refugios vivac preparados en las rocas de nuestra derecha, que utilizan con frecuencia los escaladores pasando varios días aquí alojados.
Una vez pasados estos vivac dejamos el camino natural que llevamos para girar sobre el Yelmo, buscando su cara norte, siguiendo los hitos que conducirán a su cumbre a aquellos que les apetezca trepar por su chimenea. No siendo un paso complicado, sí es necesaria habilidad y paciencia, pues sus estrecheces nos harán esperar el paso de otros montañeros y aplicarnos en el «cuidadín, cuidadín» necesario para alcanzar la cumbre.

4º El Regreso:

         Para regresar desharemos el camino hasta llegar a la Gran Cañada y en vez de tomar el camino a Canto Cochino, bajaremos por la continuación del camino que nos bajó hasta aquí, siguiendo en dirección sur.
Bajando con el Cancho Losino a la derecha y haciendo las zetas del camino que ahora se entretiene en superar piedras y pasa entre jarales, llegamos a un balcón sobre el Manzanares y giramos en el camino a la izquierda, para ver ahora la valla de piedra de una finca, a la que la senda se pega, para dar justo al restaurante situado frente al aparcamiento del Tranco.

A %d blogueros les gusta esto: