Senda del cordal y las cascadas

FICHA TÉCNICA
Dificultad:Nivel II/ Media
Distancia:12 Km aprox.
Duración:3,30h Total  Aproximadas.
Bibliografía:Fuentes Carrionas I
(autor y editor: Francisco Salcedo)
Cartografía:Rutas por la montaña Palentina /
 Autores: Miguel Ruiz, Vicente Lagunilla y Ángel Villán / Edita: Calamo

LA RUTA:

              Comenzaremos la ruta en el aparcamiento que hay en la carretera entre Cardaño de Arriba y Cardaño de Abajo que da acceso al arroyo de Mazobres. En este caso no nos adentraremos en el valle de Mazobres hasta más tarde y continuaremos camino por la carretera en dirección a Cardaño de Arriba.

Poco antes de llegar a este pequeño pueblo, saldrá a nuestra izquierda una pista mal conservada y algo tapada por la vegetación, la cual habremos de tomar, dando la sensación de deshacer el camino andado por la carretera, al invertir esta pista nuestra dirección.

            Por esta pista ganamos altura sin pérdida y en pocos minutos cruzamos un  puentecito de madera. Tras éste comenzaremos a ver al fondo de nuestro camino una línea de collados, que conforman un cordal al cual habremos de llegar tras adentrarnos por este valle.

             Alcanzamos por la pista unos pastizales y poco después otro puentecito  que facilita el paso sobre un arroyo. En este punto nos vemos ya bajo las lomas que forman la línea del cordal, a nuestro criterio habremos de encaramarnos a éste por el lugar más cómodo para nosotros.

                Una vez sobre el cordal la vista de la cara norte del Espigüete nos sobrecogerá con sus numerosos neveros, aristas y canales. Al dejar de admirar este magnífico monte, comenzaremos a ascender por el cordal, a caballo entre los dos valles, y sin pista o senda, atravesando entre las escobas y el matorral bajo según podamos, así como superando pequeñas terrazas del terreno. No será difícil progresar por este terreno, para llegar al fondo de los valles, altura en la cual encontraremos sobre el cordal algunas formaciones rocosas en las que viven gran número de rebecos, que no son difíciles de ver por aquí.

                  Llegados a este punto podremos optar por continuar hacia el pico Murcia, o como hicimos nosotros girar a hacia la izquierda y bajar hacia el fondo de este magnífico valle. Sólo con precaución lograremos el descenso para en pocos minutos encontrarnos en un vallecillo previo al de Mazobres, en el que los pastos naturales dan alimento  a la fauna y en el que los saltos de agua son una constante, allí donde se juntan dos lomas y forman un pequeño canal habrá una cascada de mayor o menor dimensión.

                    Este primer valle es más bien la terraza superior del valle formado por el arroyo Mazobres, así que para continuar camino sólo tendremos que comenzar a descender paulatinamente siguiendo el curso de los arroyuelos y cruzándolos, para acometer este descenso por su vertiente derecha. Atentos a buscar los mejores pasos llegaremos hasta la cascada de arriba, donde ya será fácil cruzarnos con algún otro paseante y reconocer la senda que seguiremos para dar con la cascada de Mazobres en tan sólo unos segundos. Ya sobre esta senda tan sólo queda continuar por ella pasando bajo la norte del Espigüete para llegar al parking desde donde habíamos comenzado la ruta.

A %d blogueros les gusta esto: