Dolomitas las montañas

Ir a Dolomitas por sus Montañas

Lejos de realizar otra guía más de esta zona de Italia, este post es un viaje a las sensaciones, a los recuerdos vivos de un tiempo pasado en las Montañas más estéticas y bellas que recuerdo, las Montañas de los Dolomitas.

En el verano de 2018, subí con mi furgo camper hasta Italia, para conocer una nueva zona de montaña en Europa, esa que es mítica por sus grandes paredes de roca, sus paisajes idílicos, y sus belleza casi irreal. Y encontré todo eso, y descubrí una Italia en la que se habla alemán, revive la Gran Guerra y se experimenta la naturaleza perfectamente integrada en la vida cotidiana.

Si amas las montañas, tienes que conocer los Dolomitas

Tres Cimas de Lavadero
Descansando frente e las tres Cimas

Por que viajar a lo Dolomitas:

Muchas son las razones, pero para mi la mayor era la llamada de sus montañas, la historia de estas y la fama de su belleza.

Su historia, nos lleva a las batallas de la primera Guerra Mundial, donde las grande paredes se fortificaron creando las primeras vías ferratas de la historia, sus pasos de gran verticalidad, fueron equipados para poder transportar tropas y materiales, así como para defender la zona frente a los enemigos.

Esta acción histórica, causo que a día de hoy esta cordillera sea reconocida como la cuna de esta actividad tan de moda, y por tanto este sea un atractivo más para aquellos que amamos las actividades en vertical sean cuales sean.

Por supuesto, conocer y disfrutar de la belleza de los valles en forma de V, que hacen de esta zona un lugar de grandes paredes con una flora intensa y cerrada en los lugares bajos, y descarnadas y rocosas formaciones en las zonas más altas, las cuales aun disfrutan de glaciares de considerable tamaño. Una combinación de paisajes ineludible para los amantes de la naturaleza, y en especial para locos de l montaña como nosotros.

Dolomitas las Montañas
Lago en Dolomitas

Nuestro Viaje hasta allí:

Para disfrutar de estas montañas Italianas, comenzamos con la maravillosa aventura que es llegar hasta ellas.

Con la Fiat Doblo camperizada desde hacia unos meses, solo nos quedaba comprobar su utilidad en un gran viaje, y proyecte este para visitar primero los Dolomitas y después entrar de nuevo en Alpes con el objetivo de alcanzar el Mont Blanc, desde Francia.

Salimos de Madrid, para hacer parada en Barcelona y de ahí, adentrándonos en Francia, con todos sus peajes. Atravesada esta, y pasando por Trento a comer bien, llegamos a los Dolomitas en tan solo tres días de confortable viaje al ritmo de quienes quieren disfrutar de lo que hacen, y no de lo que consiguen. Unas 25 horas de conducción fueron suficientes para llegar al lago de Fedaia, a los pies de la Marmolada.

Dolomitas las Montañas:
Nuestros Objetivos

No es raro en nosotros, cualquier viaje lleva consigo algunos objetivos en montaña, sin ser inflexibles tratamos de organizar desde casa alguna aventura que vivir allá donde vamos, y si el Viaje en furgoneta a Dolomitas ya era suficiente aventura, nos marcamos alguna meta montañera más.

Glaciar de Punta Penia

1º Conocer la Marmolada:

Como no íbamos a pasar por la montaña más mítica de Dolomitas, montañeros esquiadores y ciclistas conocen este nombre allí donde se pronuncie

Esta inmensa mole se compone de un gran cresterío, del cual su punta más alta es Punta Penia con sus 3.343 metros de alto, siendo así el punto más elevado de todos los Dolomitas. Muchas son las rutas que llevan hasta su cumbre, pero dado nuestro interés por conocer las Ferratas de esta zona, decidimos realizar la que lleva hasta su cumbre:

Dolomitas las Montañas
Cumbre de Punta Penia

Ferrata a Punta Penia:

Todo un mundo es esta pequeña aventura que comenzamos junto al lago Fedaia, tras aparcar en el aparcamiento, fuimos hasta el teleférico «Funivia Fedaia». Algo así como unas cestas colgantes que de dos en dos te llevan hasta el Pian dei Fiacconi, a decir verdad no son ni cómodas, ni inspiran mucha confianza, pero cumplen su función.

Tras esta nueva experiencia voladora, buscamos el camino que recorriendo la morrena y la parte baja del glaciar, da acceso hasta la ferrata.

Esta Ferrata, muy antigua, pero bien equipada no presenta grandes dificultades técnicas, pues a lo sumo puede representar un nivel de K3, muy justito.

Pero hay que tener en cuenta que llevamos equipo completo de Ferrata y glaciar por lo que se hace algo más cansino superar los tramos de grapas.

Eso si, es estimulante pasar por los antiguos refugios de la guerra, tallados en la roca, y pensar en aquellos hombres que sin los equipos de protección que hoy tenemos crearon este magnifico recorrido.

Unos pocos metros con desnivel, de nuevo nevados y con los trasto en los pies, nos llevan hasta la cumbre donde encontramos una cruz de hierro que marca el punto más alto.

Lejos de que la aventura termine aquí, tenemos que descender hasta la estación de funicular, y para ello descendemos hacia el norte, siguiendo la cresta hasta llegar a una chimenea de bajada, bastante vertical, que puede alcanzar el grado de II, eso si bien equipada con unas cadenas.

Descendimos por la chimenea para llegar al glaciar y bien equipados recorrimos este hasta llegar a la zona del teleferico.

Primer reto de los Dolomitas superado.

Dolomitas las Montañas
Cumbre del monte Paterno

2º Ascensión al Piz Boe:

Siguiendo nuestra premisa de montaña y aventura decidimos hacer la ascensión a este monte de 3.151 metros, pero hacerlo por la Ferrata Cesare Piazzetta, considerada una de las más difíciles de los Dolomitas, catalogada como K5 pero que se dejó hacer sin muchos contratiempos.

Esta aventura nos permitiría conocer otro de los macizos de esta gran zona de montaña, el grupo Sella, con dos refugios de montaña, el Refugio María y el Refugio Forcella Pordoi. En una zona muy visitada ya que el teleférico da acceso sencillo hasta ellos y por el sendero 638 a la misma cumbre del Piz Boe.

La decisión de ir por la ferrata nos permitió, tener algo más de tranquilidad y pasar de la masificación y del coste del teleferico.

La Ferrata Cesare Piazzeta:

Aparcamos nuestra furgo, en el paso de Pordoi, un puerto de montaña con un gran aparcamiento, frente a las instalaciones del teleférico.

Desde allí partimos por la carretera que da acceso a un santuario dedicado a los caídos alemanes de la Primera Guerra mundial, el Sacrario Germanico Passo Pordoi, tras hacer la pertinente visita a este santuario, sale un sendero que se dirige hacia la pared de la montaña, y que nos llevará sin perdida al comienzo de la ferrata.

Ya metidos en vertical, nos damos cuenta que la primera parte de esta ferrata es la más dura y exigente, vertical y atlética nos exige en lo físico. Este empujón dura unos 150 metros, en los que damos todo.

Pasado todo esto, y descansando en un tramo horizontal afrontamos un nuevo tramo vertical que llega hasta un puente y tras este, la cosa se hace más llevadera para llegar hasta la Punta di Larsei, donde termina la ferrata y comenzamos la ascensión por terreno muy pedregoso, hasta la cumbre del Pizboe.

Refugio Plan de Cengia

Del Piz Boe al paso de Pordoi:

La cumbre del Piz Boe terminó con nuestra sensación de tranquilidad, pues estaba llena de senderistas/turistas, y una vez hechas las fotos pertinentes, salimos de camino hacia el Passo del Por Doi, caminando por la zona alta de este macizo de cumbres, utilizando el concurrido camino 638, facilmente identificable.

El sendero pasa por el Refugio de Forcella Pordoi, donde parte un sendero que baja al paso. En nuestro caso viendo que el Refugio de Maria estaba cerca decidimos ir hasta el para conocerlo antes de bajar.

Realizada la visita al refugio de Maria, donde se puede tomar el teleférico de bajada si se quiere, deshicimos nuestros pasos para tomar el sendero de bajada.

Este sendero, transcurre por una pedrera suelta algo incomoda y bastante larga, pero nos deja justo en el mismo Paso del Pordi, lugar en el que tenemos la furgo, y tras hacer visita a las mil tiendas de recuerdos que alli hay, dimos por terminada esta etapa. Llevándonos un magnifico recuerdo de esta zona, tanto por paisaje como por actividad realizada.

3º Las Tres Cimas de Lavaredo

Uno de esos lugares que no pueden faltar en una vista a los Dolomitas y sus montañas, las tres Cimas de Lavadero son una de las mecas de este lugar de Italia.

La mayor sorpresa fue encontrarnos con el mismísimo Rehinol Messner al terminar la ruta, y poder conversar unos minutos y sacarnos una foto junto a el. Estar con el más grande alpinista en su casa de las Montañas de los Dolomitas, fue sin duda una guinda final a este magnifico día.

Tres Cimas de Lavaredo
Tres Cimas de Lavadero

Nuestra ruta por Las tres Cimas de Lavaredo:

Como siempre buscando libertad hicimos una ruta personal y aventurera que nos permitió ver las zonas principales y huir en la medida de lo posible del gentío turista que en esta zona hay.

Llegamos al aparcamiento del refugio Auronzo, entre miles de coches más, se nota que es un lugar turístico y se sufre, pero es un tramite ante la belleza del lugar.

Desde este refugio partimos en dirección este, dejando el gran macizo de piedra a nuestra izquierda, avanzamos pasando junto a una capilla, y poco más adelante llegamos a la altura del refugio Lavaredo, lugar donde giramos al norte en busca de un collado. Una vez en el collado mirando hacia nuestra izquierda tenemos la primera de las vistas típicas de la Tres Cimas, lugar en el que muchos turistas se hacen la fotografía de rigor.

Desde este punto, continuamos dirección norte, hacia el refugio de Locatelli, y manteniendo a nuestra derecha las paredes del Monte Paterno. Poco antes de llegar al refugio, toca girar hacia la derecha para tomar la senda que asciende hasta el comienzo de la ferrata Innerkofler, o su final según se mire.

La Ferrata Luca – Innerkofler: En este recorrido tenemos claro el uso inicial de la vía, pues se ve claramente que se hizo con un fin militar, aprovechando la montaña tanto por fuera como por dentro, unos túneles horadados en su interior nos obligan a utilizar los frontales y ascendemos por escaleras labradas en la roca, salimos a ventanas creadas para la artillería, con unas vistas privilegiadas, y ascendemos por ferralla colocada en las paredes.

Recorriendo la ferrata sin perdida, llegamos a la subida, también ferrateada, del Monte Paterno. Colocado a mitad de este recorrido, se convierte en otro lugar muy lleno de gente.

Una vez con la cima en nuestro bolsillo, decidimos no continuar la dirección que nos trajo hasta aquí y continuar en dirección este, hacia el refugio de Plan di Cengia, alejándonos con ello del bullicio próximo a la zona más comercial. El recorrido es alpino y en muchos lugares tiene cable de protección a modo de ferrata, sin pasos de gran dificultad pero impresionantes para los no iniciados.

Al llegar al Refugio nos damos cuenta, es una gran elección el lugar es realmente bonito, y la construcción está perfectamente integrada en el. Al ver unos monte muy sugerentes hacia el norte y una senda que conduce a ellos, decido continuar y sin saber bien como se llama nuestro destino nos encaminamos hacia ellos. esta ruta nos permite entrar en varios túneles también de origen militar, y nos lleva hasta la cumbre del monte Fiscalina de 2.675 metros. Este lugar tiene unas vistas increíbles y sobre saliente que no están en ninguna guía que conozca.

Regresamos al refugio, y desde este decidimos bajar al valle que vemos al sur por uno de sus senderos y desde hay ir girando hacia el oeste, la senda se ve clara y nos lleva de regreso al primero de los refugios visitados el de Lavaredo, donde tomaremos la senda que lleva hasta el aparcamiento donde dejamos la furgo.

Y justo antes de llegar ocurre, nos cruzamos con un hombre mayor con bastones, es él, no lo puedo creer miro y si es, en persona y haciendo senderismo Rehinol Messner, le saludamos cortésmente y sonríe, comenta y accede a sacarse una foto a mi lado.

¡¡¡Dios, una foto con Messner y en su tierra¡¡¡

Messner
David junto a Messner

Adiós a los Dolomitas y las Montañas

Estos tres fueron los retos principales y para conseguirlos tuvimos que visitar con la furgo, muchos lugares en nuestro recorrido, siempre entre montañas y naturaleza, disfrutando de cada carretera de curvas, descubriendo tras cada una de ellas un bosque infinito, un lago inmenso o una montaña increíble.

Con todo esto realizado, pusimos rumbo a los Alpes, pues tocaba el reto de las grandes cumbre, y el sueño del Mont Blanc, pero eso es otra historia.

Si tienes previsto ir, no lo dejes, los «Dolomitas las Montañas» es uno de los lugares más increíbles que podrás visitar.

Con cualquier duda que tengas, escríbenos sin problema y te contestaré cuanto antes, a por ello.

También te puede interesar:
Valle de Saas / Eslovenia en furgo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: