Cuatro días en Roma

Roma mochileros

La Excusa:

Increíble pero cierto, encontramos un vuelo a Roma, la ciudad eterna, por tan sólo 10,00 € la ida y la vuelta por 37, incluido tasa y todo. Teniendo esto y unos cuantos días libres que podíamos unir al fin de semana, nos daba para estar cuatro días completos de viaje. La excusa era la mejor y el sitio el ideal.

El Alojamiento:

Con la suerte de encontrar un vuelo tan barato, pensamos en seguir ahorrando y buscamos la posibilidad más acorde y divertida para nuestra estancia en Roma.
La solución: un «Hostel», es decir, algo así como un albergue juvenil pero privado, la formula más utilizada por los trotamundos, mochileros que recorren el mundo.

Tras un susto al ver que no nos podían alojar en el que reservamos por internet y ser derivados a otro, nos acoplamos y disfrutamos de una estancia cómoda y divertida en el «Hostel Ivanhoe» En una habitación con literas para ocho viajeros, con ordenadores con conexión a internet de libre disposición y con desayuno y cena para todos incluido en el precio, vivimos en roma haciendo amigos y conociendo la ciudad eterna por tan sólo 22€  la noche.

   La Ciudad:

Roma es una ciudad de la que poco se puede decir sin caer en tópicos o en el pecado de  repetir lo que otros ya han dicho en más de una ocasión. Rezuma arte e historia por todos lados, a cada paso encuentras algo interesante que ver y admirar.
Pero lo que tenemos que tener claro, si nuestro objetivo es visitar las ruinas y demás  atractivos artísticos de esta ciudad, es que hay que madrugar. Las colas son tan monumentales como las obras de arte a ver, el Coliseo y el Vaticano tienen el record, y como no te apliques estarás más en la calle esperando que visitando el sitio en cuestión.
En general esta ciudad es algo cara y para visitar los museos es interesante comprar el Roma-Pass (http://www.romapass.it/?l=en). Para comer hay pequeños locales donde comprar pizza al peso y un refresco por un total de 5€, y no puede faltar el magnífico helado italiano, que, a razón de cantidad, calidad y precio, no sale caro. Intenta, eso sí, apartarte algo de las principales zonas de monumentos pues esto hace bajar los precios.
Para tomar una cervecita lo mejor es pasar por alguna de las plazuelas de la ciudad donde la gente se junta en la calle, hay algunas tiendas de comestibles que venden botellas frías.

A %d blogueros les gusta esto: