Tres Invernales desde Goriz

Si Ordesa es uno de los lugares más bonitos de los Pirineos, estar allí e invierno es un lujo. Y hacer Tres invernales desde Goriz, es la excusa perfecta

Narramos la dificultad de tres actividades clásicas del parque de Ordesa y Monte Perdido, y te damos las claves para disfrutar de un plan perfecto

Tres Invernales desde Goriz

De referencia el refugio de Goriz, y como objetivo dos cumbres que superan los tres mil metros y otra más que sin llegar a esa altura nos permite tener unas vistas única en medio del Valle

Todo un planazo para el puente de reyes, si es que podemos juntar unos días

Refugios de montaña
Refugio de Goriz, Pirineos

Campamento Base Goriz

El lugar ideal para concentrar y aglutinar estas tres actividades es el Refugio de Goriz, si bien se puede acampar en sus proximidades, siendo invierno lo más recomendable y cómodo es pernoctar en su interior y disfrutar de este acogedor refugio.

Este lugar, en el corazón del parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, es una auténtica maravilla en cualquier época del año y durante los meses blancos del invierno, su belleza se multiplica por mil para aquellos que amamos la nieve.

El acceso más habitual se realiza desde la Pradera de Ordesa, a la que llegamos desde el pueblo de Torla, y una vez remontamos el camino junto al rió Arazas y llegados a la famosa Cascada de Cola de Caballo, tenemos que ascender las clavijas de Soaso y recorrer el sendero que lleva hasta el refugio por la parte alta del Parque.

Llegar a Goriz ya es es si misma una ruta más que recomendable:
Recorrido completo >>

Monte Perdido
Vistas del Perdido desde el Cilindro

El Monte Perdido en invernal

Hacer el Perdido en invernal desde Goriz es una gran experiencia que requiere de experiencia en este tipo de actividades, y materiales adecuados.

La ruta se suaviza algo en sus contornos por la nieve, y si bien pasos como el de la cadena, desaparecen por estar bajo la nieve, el paso más delicado de todos aparece con toda su peligrosidad, la famosa Escupidera.

Llegar hasta el lago Helado es un paseo que requiere de Crampones y Piolet, además de una gran dosis de ánimo montañero, una vez allí girando a nuestra derecha acometemos la Ascensión a Monte Perdido.

Primero hacemos el hombro que nos da acceso a la temida «Escupidera», punto negro de los Pirineos donde ocurren muchos accidentes. Si bien se trata de una pala de nieve sin grandes dificultades técnicas, una caída pueda hacer que nos deslicemos hasta un salto mortal. Por esto es importante tener experiencia en autodetención y llevar todo el material necesario

Superada superada la Escupidera poco nos falta ya para la cumbre, desde la cual podremos admirar el autentico paraíso invernal que son los Pirineos.

Ascensión al Cilindro
Vista del Cilindro de Marbore

El Cilindro de Marbore en Invernal

Mucho menos conocido que su vecino el Monte Perdido, este tres mil es un gozo de lugar, que nos obliga a hacer una trepada de fácil ejecución pero expuesta situación por lo que tenemos un puntito de mayor dificultad, lo que hace más atractiva la Ascensión al Cilindro

La aproximación desde Goriz será la misma que la del Perdido, separándose el camino en el mismo lago Helado. Esto hace que si vamos fuertes y con suficiente tiempo podamos enlazar las dos montañas en la misma jornada.

Desde el Lago Helado subimos hacia la izquierda según veníamos del refugio para is acercándonos a esta enorme montaña, esta subidita ya es empinada y nos hace esforzarnos.

Una vez arriba, nos enfrentamos al paso de dificultad más serio de esta montaña, una placa casi vertical en la que antiguamente había una cadena, y que hoy día equipada con dos reuniones, nos obliga a trepar por ella y poder rapelar desde sus reuniones. Por ello es bueno llevar Arnés y cuerda en el equipo.

Tras este paso, recorremos su parte superior salvando algún que otro paso sencillo hasta llegar al punto más alto, desde el que tenemos una panorámica inmejorable hacia el Monte Perdido

Tobacor Invernal
Cumbre de la punta Tobacor

Regreso por el Tobacor

El último día nos enfrentamos a una actividad de menor altura pero muy singular belleza, hacemos la Ascensión al Tobacor, un modesto monte en su altura pero altivo mirador por sus situación estratégica

Un lujo de montaña mucho menos saturada de gente que los dos anteriores

Para subirlo tenemos que remontar el valle saliendo de Goriz en dirección noroeste, hacia el Collado del Descargador, lo que nos va a permitir tener a nuestra derecha los grandes tres miles de esta zona y lugares tan míticos como La brecha de Latour

Girando al sur recorremos el amplio cordal que primeramente nos lleva hasta la punta Millaris, y dejando esta continuamos para alcanzar la Punta Tobacor.

Situada en medio de todo nos proporciona una vistas brutales sobre la enormidad de Ordesa y sus principales montañas

Ya que vamos de regreso hacia los coches, desde esta cumbre buscaremos el mejor paso para llegar a las Clavijas de Cotatuero, para lo cual desandamos unos metros de cordal y comenzamos a descender hacia el oeste en busca del alto valle de Collatuero.

Una vez lleguemos a las clavijas, habremos de asegurarlas pues su altitud las convierten en. un paso de serio parea una caída y de nuevo habremos de utilizar arnés y cuerdas junto con el casco

Superado este paso, la senda desciende sin posibilidad de error hasta la pradera de Ordesa, donde finalizamos las tres invernales de Goriz

ATENCIÓN:
Toda actividad en montaña requiere de conocimientos y materiales adecuados, pero en situación invernal, esto se hace mucho más necesario. Si careces de estas dos cosas, te pondrás en grave riesgo, por favor se prudente. Infórmate sobre la meteorología que vas a tener y sigue todas las normas de seguridad en Montaña.

Fotos de Invernales de Goriz

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: